GLOCAL

La comunicación ha ido evolucionando en la última década, a una velocidad vertiginosa, en gran medida, gracias al avance de las nuevas tecnologías. El nuevo hardware, implementado en los nuevos dispositivos móviles (tablets, móviles, notebooks, portátiles,…) y el nuevo software que surge para satifacer las necesidades cada vez mayores de los usuarios de dicho hardware, llevan a las empresas a buscar fórmulas de comunicación diferentes, en un intento de buscar mayor impacto y persuasión en el público objetivo (target) al que pretenden dirigirse.
Aquí surge una técnica de marketing comunicacional que se denomina glocal. Ésta se característica por no preocuparse tanto por buscar características diferenciadoras en el público objetivo sino por identificar aspectos comunes a la mayoria del universo poblacional, en los que poder generar un impacto importante y que perdure en el tiempo. Situadas ante esta situación a los publicistas se les ocurre que hay algo que es común a todos los seres humanos. Son las emociones. Una vez detectadas aquellas emociones en las que es más relevante generar un impacto de consumo, desarrollan campañas publicitarias en las que el producto se muestra en un contexto en el que antes de mostrar el producto se estimula el área cerebral que tiene que ver con las emociones. Se trata del sistema límbico (en memoria al médico francés Paul Broca. Este área está situada por debajo de la corteza cerebral y está formada por el tálamo, el hipotálamo, la amígdala cerebral y el hipocampo. De ellas la más importante es la amígdala, pues es ésta nuestra defensa emocional.Actua de defensa contra nuestras peores sentimientos (el miedo, la ira, la tristeza,…)
Atrás queda la comunicación 2.0 que se caracterizaba por ser unidireccional. El emisor aportaba información y el receptor si limitaba a captarla, no existiendo feedback inmediato que aportara un valor extra al proceso comunicativo. Las emociones empiezan a adquirir un papel muy importante a la hora de buscar captar la atención en el público, porque a través del estímulo de dichas emociones el consumidor se siente más vinculado al producto.
Actualmente hay multitud de ejemplos de glocal en anuncios publicitarios:
Anuncio de Ruavieja 2018
Bankinter “Nunca dejes de buscar”
Fantasmas: Anuncio de Campofrío 240
Coca Cola 240
Donde se cocina la vida – Teka
Mudanza – Pizza Casa Tarradellas
Mudanza – Movistar y el marketing emocional

DRAGON

Debido al avance de las nuevas tecnologías en el marco de actuación de los procesos de grabación de datos, surgen nuevas herramientas de grabación de datos.
En cuanto a estas herramientas nos encontramos con los procesos de grabación de datos en los que se utilizan técnicas de reconocimiento de voz.
Existen diversos programas a través de los cuales podemos gestionar estos procesos de grabación.
Voy a hablar del programa de reconocimiento de voz llamado “Dragon”.
Se trata de una aplicación que nos permite llevar a cabo procesos de grabación de datos utilizando un micrófono y un hardware de sonido en el equipo.
La aplicación trabaja inicialmente configurando un perfil de usuario a través de unos pasos en los que deberemos realizar una serie de grabaciones de texto, a través de las cuales el programa reconoce nuestra voz y la forma en la que hablamos.
También podemos, para finalizar el proceso de configuración del perfil, agregar textos, en los que el software reconoce las palabras que solemos utilizar y las expresiones que definen mas aspectos de nuestro perfil.
Podemos ver el funcionamiento básico de la aplicación Dragon a través del siguiente vídeo:
Desde aquí podéis descargaros un manual de manejo de Dragon Versión 11:
https://tinyurl.com/y3xdytle
El sistema operativo Windows también dispone de una herramienta de reconocimiento de voz. Vamos a ver un vídeo del manejo de esta herramienta:

Esta herramienta se implementa por Microsoft dentro del sistema operativo con el objetivo de facilitar el acceso mediante el reconocimiento de voz, de aquellas personas que tengan algún tipo de discapacidad, a las distintas áreas de trabajo de Windows. Esta orientación de la herramienta no impide que una vez habilitada, podamos usarla en el entorno de aplicaciones ofimáticas, aunque en este caso presenta limitaciones como por ejemplo el reconocimiento de caracteres especiales tales como puntos, comas, interrogaciones, admiraciones,…